Principal
Qué es El Escriba
Talleres
Concursos de El Escriba
Notas
Textos seleccionados
Frases sobre escritura y creación
Informacion y concursos
Ejercicios de escritura
Dicen los escribas
Corresponsales
Suscripciones
Servicios de redacción
Contenidos
Los libros de EL ESCRIBA
Contacto

"La protesta":

Cuento elegido por El Escriba

 

 

EL PATRÓN

por Víctor Hugo Ledesma, La Banda, Santiago del Estero

 

       Era una estancia muy grande. Nadie sabía a ciencia cierta cuántas hectáreas la conformaban. Todos aseguraban que era tan grande que llegaba al río, y que hasta el río era de propiedad del Jefe como algunos le llamaban al dueño.

       El casco era muy elegante y con todas las comodidades, con una casona estilo colonial español, que combinaba madera, hierro y mampostería blanca. A una distancia de mil metros, recién estaban los ranchos de los peones o como el Patrón los llamaba, mis campesinos.

       Durante muchos años, más de cincuenta, los primeros peones trabajaron de sol a sol a las órdenes del Jefe, y lograron buenas producciones: algodón, maíz, tomate, cebolla, y toda verdura conocida. También se hacían quesos de leche de vaca y se faenaba hacienda de buena calidad. Esa prosperidad permitió que gracias al Jefe pudieran construir sus casas y tener sus familias.

       Todos tenían un agradecimiento y devoción por el Patrón que casi llegaba al fanatismo.

       Pasó el tiempo y los peones tuvieron hijos y nietos, y si bien todo era tranquilo, los más jóvenes sentían que no estaban a gusto en ese lugar.

       El Jefe era bueno porque les prestaba la tierra en la que tenían sus casas, les daba el trabajo y hasta la escuela. Claro, que había reglas muy estrictas, las que siempre fueron cumplidas. Nadie podía pensar en las soluciones a los diferentes problemas que se presentaban, sólo el Patrón podía hacerlo y dar las órdenes.

       Recuerdan que una vez a un peón se le ocurrió plantar estacas de olivos, pensando que algún día sus hijos podrían disfrutar de ese fruto tan rico, o tal vez, si la cosecha era abundante, venderlo. Las estacas eran muchas, las había conseguido de un vecino, cuando tuvo que buscar a un toro cojudo durante seis días, y llegó a lugares desconocidos, en los que vio cosas y personas diferentes. Le pareció que vivían mejor que en la estancia.

       Cuando el Patrón se enteró, por supuesto nadie salió en defensa del peón, al contrario, todos lo catalogaron de traidor y desagradecido. Una a una se sacaron las estacas y las quemaron. El reto, fue feroz y la vergüenza familiar duró años, hasta que un día el Patrón los perdonó.

       Los peones viejos, sus mujeres e hijos nunca se animaron a desairar al Jefe, por que reconocían su inteligencia algunos, otros, por temor al castigo, y la mayoría por comodidad, por indolencia.

       Entre los nietos y bisnietos la cosa era diferente, durante las horas de trabajo conversaban con disimulo evitando ser escuchados por sus padres y abuelos, pero los jóvenes no todos estaban de acuerdo en la crítica, unos evitaban hablar, otros eran temerosos, y la mayoría indiferentes.

       Los que pensaban se sentían solos, pero no se rendían, al contrario consideraban que los que no estaban con ellos, eran débiles y confundían el agradecimiento con la esclavitud, términos estos que aprendieron en la escuela, cuando el maestro les permitió leer los libros de la biblioteca.

       Las reglas se convirtieron, con el tiempo, en hábitos, costumbres, leyes no escritas, en pautas culturales. Los peones en su gran mayoría no discutían las bondades o perjuicios de las reglas, estaban tan convencidos del valor de las mismas que ya no era necesario que el Patrón las controlara, ellos mismos las hacían cumplir, pero el castigo siempre lo determinaba el Jefe.

       Y el tiempo siguió pasando y los peones estaban tranquilos por no pensar, los problemas siempre eran solucionados por el Jefe.

       Un día un jovencito de doce años hizo un dibujo o plano de lo que él consideraba un canal de riego, el que saliendo del río, por pendiente natural, llevaría agua a todas las casas, evitando el traslado del líquido en bordalezas o tachos con burros o mulas, a los calicantos de sus ranchos. A la casa de Patrón no era necesario porque tenía aljibe, que se llenaba con el agua de lluvia que recogía el techo de tejas, único de material que había en la estancia, pues los otros en su totalidad eran de tierra.

       La gente se entusiasmó, pero, los más viejos se manejaron con mucha cautela, había que consultarle al Patrón. Se formó una comisión en la que por supuesto estaba el niño autor de la idea. El Jefe los atendió y ofuscado después de escuchar los pedidos, con lágrimas en los ojos les reclamó el porqué de la desobediencia, sobre todo a los más viejos. Sus órdenes  desde un comienzo fueron claras, nadie debía pensar soluciones.

Pasados unos días reunió a todos los peones y les dijo, que él ya había pensado mucho antes en la solución a ese problema, pero como castigo por la traición, no se llevaría a cabo hasta que los perdonase, y recién consideraría su idea.

Los jóvenes pensantes estaban muy preocupados porque la familia del niño inventor, se desmoronaba. Por un lado apreciaban a ese hijo que parecía inteligente, y también sufrían el tormento de haber traicionado al Patrón. Había que hacer algo rápido, si no los pocos que pensaban se pasarían al otro bando y todo estaría perdido.

Una noche calurosa, que no permitía dormir, juntó a unos pocos rebeldes y entre tema y tema, se animaron a elaborar un plan de protesta. Como primera medida había que comprometerse a no contar a nadie lo conversado, luego, todos serían los responsables ante las consecuencias negativas.

El plan se fue armando despacio y en cada paso, el consenso era mayor. El Patrón tenía que entender que estaba equivocado y debía permitir pensar a los peones, ya que si él no estaba, podían pasar cosas lamentables, al no tener las soluciones. Entonces para hacerle dar cuenta de esto, tenían que generar un inconveniente en el cual quedase demostrado la necesidad de que alguien más pensase. Como era época de seca, había abundante cantidad de ramas y hojas, en los patios de la casona, que caían de los árboles que daban sombra en ese lugar. Si se producía un fuego alrededor de la casa, seguramente con el agua del aljibe se iba a demorar mucho para apagarlo, y así tal vez, el Patrón recordaría la idea del canal, aceptando íntimamente que los pensamientos, que él no los consideraba, igual existían, y por lo tanto ahora debía tenerlos en cuenta.

La siesta era un momento de descanso, casi nadie se animaba a enfrentarse al calor. Los pensante prendieron el fuego según lo planeado, y rápidamente se concretó la idea. Todo iba bien, los peones de la casona se alarmaron y a los gritos despertaron al Patrón. Las órdenes fueron claras, sacar agua del aljibe y apagar el fuego, y como este era pequeño, el Jefe volvió a su cama a descansar.

Los peones no advirtieron que una brisa llevó chamizas al interior de la casona. Mientras ellos se preocupaban por el incendio de afuera, se producía otro mucho más grande adentro. Cuando se percataron de ello, nuevamente a los gritos, preguntaban al Patrón qué iban a hacer, y este ahogado por el humo, no contestaba. La casona era un solo fuego y los peones esperaban inmóviles las órdenes que no llegaban. El Jefe asfixiado, no podía gritar. No entendía porqué los peones no entraban a la casa con los tachos con agua para apagar el fuego. A medida que pasaban los segundos todo se hacía más difícil.

Un peón, desesperado por lo que sucedía dijo: -hay que llamar a los pensantes para que nos digan qué hacer, y salió corriendo en su búsqueda. Cuando volvió el fuego ya había destruido todo.

Con el paso del tiempo la estancia se dividió en fincas, en las que cada peón tenía su casa. Unos esperaban que un nuevo patrón los convocase a trabajar para él, otros subsistían con la ayuda de los vecinos y con algunas changas que realizaban. La mayoría se reunían en diferentes grupos, a pensar cómo ayudarse entre ellos. Los pensantes formaron al poco tiempo una cooperativa.

En algunas ocasiones cuentan los vecinos, que cuando se reúnen en bautismos cumpleaños, casamientos o velorios, siempre los “campesinos de la estancia” hacen la misma referencia: “ el Patrón con el silencio nos ordenó su muerte”.

 

Volver a la página del concurso "La protesta"