Principal
Qué es El Escriba
Talleres
Concursos de El Escriba
Notas
Textos seleccionados
Frases sobre escritura y creación
Informacion y concursos
Ejercicios de escritura
Dicen los escribas
Corresponsales
Suscripciones
Servicios de redacción
Contenidos
Los libros de EL ESCRIBA
Contacto

"Cuentos de escritores":

Cuento elegido por El Escriba

 

"Carlos Guevara"

de Gaby Solano, Cartago, Costa Rica.

 

            ¿Quién puede adivinar qué extraño giro de la fortuna dará origen a una obra maestra de la literatura?  A veces un sueño, a veces una desventura, a veces la más corriente de las imágenes cotidianas inicia la avalancha de una obra maestra que otros autores envidiaran por siempre.

            Carlos Guevara era muy desgraciado, y esto no se debía enteramente a su matrimonio, a su alto puesto en el gobierno o a su inagotable fortuna. Carlos Guevara había soñado, desde muy niño, con convertirse en un magnífico escritor, el que la gente habría de citar sin empacho como igual de Cervantes. Mucha gente le había dicho, en el transcurso de su vida, que tenía un nombre impresionante, como para ponerlo en letras doradas en la portada de lujo de sus obras.

            El problema es que a Carlos le faltaba inspiración, o hasta el momento la había buscado en los lugares equivocados.  Solo en sus sueños veía las filas de su biblioteca llenas con volúmenes de cuentos, novelas, poemas, ensayos y obras teatrales con las que habría de sorprender al mundo. Él se sabía capaz, y presentía esa colección de obras maestras escondidas en su cabeza, tras una puerta para la que aún ahora, a sus sesenta años de edad, le faltaba la llave.

Las muertes de sus padres, sus hermanos, y su hijo le habían dado lo más cercano a un irresistible deseo de descargar en palabras los terribles dolores en su pecho.  Pero bebiendo se le había quitado, y es un hecho que beber y no escribir, es lo mejor se puede hacer cuando se está de duelo.

            Tampoco había sido capaz de iluminarse con los sucesos felices:  haber ganado las elecciones, haber ganado el pleito contra la reserva indígena, haber logrado una separación material de su esposa sin escándalo alguno.  Podía sentarse cinco horas frente al romántico lago de la montaña que había convertido en su finca, mirando los fosforescentes patos salvajes, sin que a su mente viniera otra cosa que la imagen de un par de estos mismos patos, doraditos y jugosos, frente a él para la cena.

            Tenía un invernadero con orquídeas indescriptibles; tenía, de toda Latinoamérica, lo más parecido a una rosa negra, el sueño eterno de la humanidad innocua y de buen gusto.  Tenía caballos, vacas, gatos, perros.  Pero la inspiración no había modo de sacarla de ninguna de estas cosas.  Carlos Guevara se convenció de que él no estaba hecho para encontrar temas en lo cotidiano; pidió un permiso con derecho a sueldo por dos años, y se fue a conocer el mundo con su novia Marta.

            Más el resultado de este viaje no fue menos trágico:  Estados Unidos, Inglaterra, España, Italia, todos los lugares eran demasiado nuevos para él, habían demasiadas cosas que ver, comprar y visitar como para pensar en escribir.  Una vez vio una niña de espectaculares ojos negros, y quiso hacerla la heroína de una épica del valor humano, de resistencia ante la adversidad y el destino, en la que se mencionara el nombre de su país, que todo el mundo parecía ignorar.  Pero luego descubrió que la niña tenía los dientes picados, y un aliento como para asustar a un burro. La inspiración se desarmó frente a él, tan caprichosamente como se había armado. 

            Pero fue ese mismo día, observando el azul Mediterráneo cerca de Gibraltar, cuando por primera vez el corazón le dio “un vuelco”.  Un médico le dijo que podía haber sido un aviso de infarto, pero él sabía, sentía en sus entrañas, que aquello había sido una señal, una esperanzadora muestra de que había hecho bien en viajar, pues ya estaba cerca de encontrar su avasalladora musa.

            Y el momento vital en la historia de la literatura, del que hablé al principio, vino a encontrar a Carlos Guevara unos cuantos meses después, en la India.  Era una tarde calurosa y Marta había querido venir a ver a los fieles bañarse en las sagradas aguas del Ganges.  El sol ya casi se ponía; el aroma combinado del río y los fieles no era bueno.  Carlos observaba indolentemente a la multitud cuando su corazón volvió a avisarle, esta vez con mucho dolor en su costado y sudor frío en su rostro.  Cayó al piso de rodillas, apretándose el pecho con la mano izquierda, y tendiendo la crispada derecha a Marta.  Y a través de la niebla de sus ojos, la vio retroceder y casi sonreír aliviada.  ¡Hacía dos meses, en Italia, con el ímpetu propio de quien inicia una nueva vida de escritor al lado de su amada, había cambiado el testamento a su favor!

            Carlos Guevara comprendió que eran instantes de vida los que le quedaban, y se dolió de cuánto perdería el mundo con su infausta muerte; recogió una piedra lisa de la orilla del río y con ella se golpeó el pecho, lamentándose así como los antiguos porque no era la musa, sino la muerte lo que había venido a buscar tan lejos.

            Un hombre que lo había observado todo desde la multitud se acercó a socorrerlo, pero ya era demasiado tarde.  Simplemente ayudó a subirlo a una carreta para transportarlo a donde Marta solicitara; luego, secándose el sudor de la cara, el hombre fue a sentarse a una escalera de piedra que bajaba al río.  Sacando papel y lápiz, escribió una bella narración sobre el hombre con el cinturón de plomo y su búsqueda de la piedra de toque.

            Por esta, y tantas otras maravillosas historias, Rabindranath Tagore recibió el premio Nobel en 1913.

Volver a la página del concurso "Cuentos de escritores"