Principal
Qué es El Escriba
Talleres
Concursos de El Escriba
Notas
Textos seleccionados
Frases sobre escritura y creación
Informacion y concursos
Ejercicios de escritura
Dicen los escribas
Corresponsales
Suscripciones
Servicios de redacción
Contenidos
Los libros de EL ESCRIBA
Contacto

Taller - Concurso "Cuentos de escritores"

Comentarios a todos los cuentos recibidos

Francisco S. Agostinetti, Rosario, Santa Fe, Argentina: el problema de tu texto, más allá de algunas buenas ideas, es que cae en muchos lugares comunes. Deberías revisarlo a fondo con alguna ayuda externa. Además, cuidado con la supuesta cita de Borges que incluyes al principio (“…no he sido feliz”), es apócrifa.

Norma Alonso, Coronel Suárez, Provincia de Buenos Aires, Argentina: no nos convence del todo este encuentro con un “fantasma” literario. Es una pena, pues hay buenas ideas y un excelente comienzo. Habrá que ver futuros textos tuyos.

Antonio Armando, Mendoza, Argentina: “El manual de cuentos” empieza muy bien, generando interés en los personajes y en la historia, pero el relato termina cuando recién estaba comenzando. Intenta una versión más larga, a ver qué resulta.

Fernando Belottini, Concordia, Entre Ríos: la base de “La ficción tampoco paga” es muy creativa. Se trata de la queja de un amigo por suponer que se convirtió en un personaje de nuestras ficciones. Es una excelente idea que no desemboca en un final tan atractivo. Vale, por experimental, el recurso de establecer un link a otra obra tuya en la Web.

Ricardo Juan Benítez, Moreno, Provincia de Buenos Aires, Argentina: tu relato tiene varios aspectos de interés y está muy bien escrito. Sin embargo, la idea central (un pacto con el diablo) está demasiado transitada, aunque hay que decir a favor del texto que hay aquí buen humor. Un buen intento, que podría ser mucho mejor con un núcleo argumental más original.

Juan Fernando Bianchi, Rosario, Santa Fe, Argentina: la idea original de “Los celos” no está del todo lograda. En primer lugar, la primera persona no le va del todo bien a la historia, contra lo que puede suponerse de antemano. Además, el robo de la lapicera no resulta verosímil como núcleo de tensión narrativa.

Rodrigo Blanco, Argentina: la buena calidad de tu escritura no alcanza a disimular lo endeble del núcleo narrativo de esta obra. Te recomendamos volver a intentarlo, pero con bases más sólidas.

Carlos Bonardi, San Antonio de Padua, Provincia de Buenos Aires, Argentina: en “El ayudante” hay una buena combinación de desarrollo argumental y poder descriptivo, que genera interés y deseo de seguir leyendo. Eso sí, la historia, finalmente, no resulta tan atractiva como prometía. Un comienzo tan bueno necesita, paradójicamente, de un desarrollo aún mejor para satisfacer las expectativas.

Roberto Santiago de Brito, Bariloche, Río Negro, Argentina: el recurso de mostrar a personajes literarios famosos dialogando entre sí no nos parece el mejor posible. Hay cierta inverosimilitud de la que no es posible desprenderse. Igualmente, te las ingeniaste para crear un texto con momentos de interés y buena calidad de escritura. Será cuestión de ver otros textos tuyos.

Martha Cabana, Lomas de Zamora, Provincia de Buenos Aires, Argentina: decididamente, tu cuento alcanzaría su justa y merecida medida si lo sometieras a una necesaria poda a fondo. Hay muchas palabras y frases que sobran. Te recomendamos leer el texto en voz alta, e ir tachando todo lo que pueda no estar. Tras la actual maraña de palabras, se adivina una muy buena idea para seguir trabajando.

Mario Ernesto Cano, Quilmes, Provincia de Buenos Aires, Argentina: el tono de “Ada del bosque”, cercano a los cuentos de hadas, no resulta el más atractivo que se pueda encontrar. El problema es que no logra despegar de la zona de lo previsible.

Jorge Carmi, Viña del Mar, Chile: no está nada mal el contenido de “Propiedad”, pero falta todavía para que alcance su máximo potencial. El fallo más notorio está en el lugar del narrador. En vez de dejar que sucedan los hechos, el texto genera la sensación de que siempre hay alguien contando lo que ocurre. Y esto redunda en detención del fluir del escrito. Vale la pena una revisión a fondo de este potencial buen relato.

María Eliana Carrasco Linford, Santiago, Chile: no está nada mal esta descripción de un escritor en funcionamiento, pero falta algún elemento de mayor tensión en tu relato, cierto momento en el cual se realce el interés. Igualmente, el estilo del texto es una nueva muestra de tu capacidad para escribir.

Juan Martín Castellonese, Montevideo, Uruguay: “Una casa de antigüedades” cuenta con un argumento y descripciones muy atractivos. El problema es que hay cierto exceso de menciones “literarias”, por llamarlas de alguna manera. Te recomendamos que aligeres el texto de tanto peso bibliográfico. Pese a esto, que tiene fácil solución, se trata de un muy buen texto (Cuento seleccionado por El Escriba).

Marcelo Luis Collazo, Los Polvorines, Provincia de Buenos Aires, Argentina: la idea de este “juicio” está demasiado transitada. Igual, valen el comienzo y la correcta calidad de la escritura, merecedora de argumentos más atractivos.

Eduardo Crespo, Bombal, Santa Fe, Argentina: la cálida y fluida narración de “Dijo que escribe” choca contra un final previsible. Igual, vale y mucho esa antinomia entre los jóvenes amantes del fútbol y el diferente, el futuro escritor. Resulta logrado y entretenido en el contexto en que se presentan los personajes (Cuento seleccionado por El Escriba).

José María Cuenca, City Bell, Provincia de Buenos Aires, Argentina: no se comprende muy bien el sentido de tu texto. Parece ser una reflexión personal sobre Whitman y Borges, pero no hay rastros de ficción.

Alfredo Dabriú, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: “Murió como vivió” resulta, con su brevedad extrema, una síntesis de un futuro relato. Todo se cuenta de modo apresurado, sin el aire necesario. Falta aquí más desarrollo, extensión, tiempo.

Luis D'Angelo, Vco. De Mayo, Provincia de Buenos Aires, Argentina: esta serie de reflexiones sobre famosos personajes literarios no alcanza a conformar un relato. Además, no se incluyen “explicaciones” al final de un cuento. Si se ha narrado bien, las respuestas deberían estar dentro del texto.

Luis Della Fonte, Monte Grande, Provincia de Buenos Aires, Argentina: “El cuadro fantástico” tiene unos cuantos elementos a favor: un buen núcleo argumental, cierta tensión creciente, una correcta escritura. Pero falta bastante trabajo de reescritura, para mostrar esta historia de modo más ordenado. La claridad siempre es buena consejera. Además, no resulta del todo verosímil la insistencia de un “presidente de editorial”. Será un editor, en todo caso.

Mabel Della Fonte, Luis Guillén, Provincia de Buenos Aires, Argentina: en primer lugar, da toda la sensación de estar ante un boceto, al que le falta bastante trabajo. Hay demasiados problemas con la puntuación, por ejemplo. Y en cuanto al contenido, hay que revisar el modo en que se narra la historia. Intenta buscar que no suene como un “cuentito” sino que los personajes hagan cosas, que sean ellos los que desarrollen la acción.

Roberto Díaz, Paso del Rey, Provincia de Buenos Aires, Argentina: este sentido homenaje a un gran poeta queda en una viñeta. El contenido genera adhesión y ternura, pero falta narración.

Teresa Donato, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: lo más atractivo de “Un tal Julio” son las descripciones, que permiten sentir y apreciar el lugar donde transcurre la historia. El núcleo argumental, aunque resulta emotivo, carece de la fuerza o de la intensidad necesaria para llamar más la atención.

Javier Drovetto, Escobar, Provincia de Buenos Aires, Argentina: el principal problema de tu texto es que, de algún modo, todas las oraciones parecen escritas “en difícil”. Detrás de esta barrera, se adivina capacidad para escribir. Te recomendamos reescribir el texto simplificándolo.

Diego Eijo, La Plata, Provincia de Buenos Aires, Argentina: aun con ciertos aspectos que resultan previsibles, “El escritor y su entorno” es un divertido retrato del autor y su circunstancia. Destacamos la imagen muy graciosa del escritor acariciando a su computadora como si fuera una gatita para que funcione.

Iris Leda Faba, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: “Volvió en una gota” es una precisa e interesante prosa poética. Vale el intento, aunque nos gustaría conocer algún relato tuyo con narración, personajes, argumento, etc.

Jorge Osvaldo Feldman, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: si bien “Pasión tardía” es un texto muy divertido, el final resulta demasiado cruel con ese abuelo que se dispone a escribir una novela. Al margen de esto, hay dos finales, uno detrás del otro, colocados de un modo que no ayuda al fluir del texto, a contramano del buen estilo de lo anterior. Con ciertas correcciones, y más creatividad a partir de la mitad, se podría arribar a muy buen puerto.

Alberto Fernández, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: la catarata de deliberadas referencias literarias de “La novelera” resulta divertida y –aunque está claro que fue tu intención– recargada. Es un buen intento, aunque el resultado final no llega a ser el esperado.

Alice Ferreira, Garín, Provincia de Buenos Aires, Argentina: no está nada mal la idea original de tu relato, en el que un autor emprende un viaje para destrabar la marcha de una novela. Sin embargo, nos parece que ese viaje se conduce hacia terrenos algo excesivos, tal vez demasiado fantásticos para el registro inicial. Igual, vale la intención.

Clemar Foresi, Rosario, Santa Fe, Argentina: hay aquí una muy buena idea original, pero la narración parece ser un boceto antes que un texto concluido. Falta mucho trabajo de reescritura, donde se le dé más carnadura al protagonista, se precisen escenas, acciones, etc.

Daniel Gaitán, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: aunque los diálogos de este relato no carecen de interés, hay que decir que el argumento nos pareció demasiado rebuscado, recargado en exceso. Te recomendamos aligerar el texto en pos de un desarrollo más sencillo, con personajes más verosímiles.

Beatriz Gamble, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: “La historia” contiene, justamente, una buena historia. ¿Qué pasa cuando ponemos nuestros textos en la Web, y cualquiera puede criticar nuestros escritos? Eso sí, a tu texto le falta trabajo de reescritura, de modo de decir las cosas de modo más sucinto y ordenado. Hecho esto, quedará sin dudas un excelente texto, listo para ser publicado.

Marta Stella de Gasparini, Colón, Entre Ríos, Argentina: hay una idea llamativa en "La Señorita Ducraux". La suma brevedad del texto no permite evaluar otras virtudes, pero pueden adivinarse. Nos gustará conocer escritos tuyos de mayor alcance.

Fernando Girasol, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: el comienzo del relato es uno de los mejores que hemos recibido para este concurso, pero luego el texto parece más un boceto que un relato terminado. A las buenas ideas esbozadas les falta trabajo de orden y reescritura. Intenta agregar acciones en lugar de mostrar al narrador contando qué pasó. Que los protagonistas sean, justamente, los protagonistas.

Anny Godoy, Banfield, Provincia de Buenos Aires, Argentina: “Detrás de una ventana” muestra una prosa poética atractiva, pero que dista de ser un relato. Igual, vale el intento.

José Eduardo González, San Juan, Argentina: aunque “La venganza” tiene momentos de alta tensión, hay que decir que el texto parece excesivamente basado en las obras que escribió Stephen King sobre temas similares. Al margen, el final parece muy previsible. Intenta otro argumento, dentro del mismo género, a ver qué resulta.

Ricardo González, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: “Hojas en blanco” tiene uno de los mejores desenlaces que hemos recibido para este concurso. Pero hay un problema de importancia. En primer lugar, la introducción, en que el narrador cuenta su historia literaria, se extiende demasiado con relación al final, donde se desencadena la trama. Falta más equilibrio entre ambas partes, y el texto quedará listo para publicar.

Romina María González, Turdera, Provincia de Buenos Aires, Argentina: el principal problema del texto es el tono de excesiva trascendencia. ¿Por qué no pruebas contar la misma historia pero de modo menos afectado, a ver qué resulta?

Beatriz Cecilia Goyechea, San Isidro, Provincia de Buenos Aires, Argentina: si bien se dicen aquí cosas interesantes, la forma que elegiste no es la mejor. Esta especie de diálogo imaginario (recurso que jamás funciona) con Victoria Ocampo no resulta para nada verosímil, lo que no ayuda al fluir del texto. Te recomendamos que, con el mismo argumento, utilices otra forma de contarlo, muy diferente.

Osvaldo Hueso, Morón, Provincia de Buenos Aires, Argentina: esta combinación entre la tarea del escritor y el exorcismo de dolores del pasado tiene muchas virtudes: una muy buena historia, personajes inquietantes, diálogos verosímiles y atractivos. Pero todavía falta más trabajo para que el cuento quede listo para publicar: hay que sintetizar, narrar con más orden y, sobre todo, cambiar el final. La calidad de las últimas dos líneas nada tiene que ver con el resto del relato.

Ornelia Juliá, Desvío Arijón, Dep. San Gerónimo, Santa Fe, Argentina: he aquí una atractiva viñeta del escritor y su mundo. Sería interesante ver tu escritura al servicio de un argumento más potente.

Ángel Kandel, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: digamos que hay aquí un buen boceto de una potencial buena obra. Pero en esta instancia, a este texto le falta bastante trabajo de reescritura. Faltan más precisiones sobre el protagonista y su circunstancia. Además, las citas no parecen haberse empleado de la mejor manera. Es posible generar un buen texto desde este punto de partida, pero hay que hacer una revisión a fondo.

Alexander Kurunoff, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: hay elementos de mucho interés en “Los escritores”: el recuerdo de la relación entre ambos personajes, el papel de la literatura, un buen final. Tal vez se pueda hilar más fino en algunos aspectos de esta obra, en su estructura sobre todo. Pero es un buen trabajo (Cuento seleccionado por El Escriba).

Damián Oscar Lapi, Ituzaingó, Provincia de Buenos Aires, Argentina: si bien tu texto logra interesar en su carácter de historia fantástica, el desenlace está demasiado anunciado y ciertos intentos de explicar lo que pasó no ayudan. Con esta base argumental, seguramente podría construirse una historia más atractiva.

Sergio Lenchours, La Plata, Provincia de Buenos Aires, Argentina: aunque tu breve escrito no carece de buenas ideas y frases, el conjunto resulta demasiado previsible. Vale la pena que lo sigas intentando, pero con algún argumento más sólido como sostén.

Abraham I. Lerman, Ashdod, Israel: el núcleo de esta historia resulta muy intenso y atractivo. Pero el problema está en que en todo momento se “ve” al autor contando lo que ocurrió con la protagonista. Siempre es mejor confiar más en los personajes, dejándolos actuar. Si intentas por este camino, puede resultar una obra muy interesante.

Blas Antonio Lovizio, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: a “Persecuta” le falta bastante trabajo de reescritura. Para empezar, se dice demasiado, demasiado rápido. Y los muchos errores de ortografía y sintaxis llegan a dificultar seriamente la lectura.

Clementina Macaroff, Bariloche, Río Negro, Argentina: si bien “Por encargo” resulta divertido, es algo exagerado suponer que un cronista policial pueda producir un hecho policial a través de sus palabras. Al menos, tal como se plantean aquí los sucesos. Y si lo circunscribimos al terreno de la broma, también resulta excesivo. Habría que reformular el argumento a fondo.

Ana María Manceda, San Martín de Los Andes, Neuquén, Argentina: la buena calidad de tu prosa no alcanza a cubrir la carencia de un núcleo narrativo más intenso y atractivo en “No basta”. Será cuestión de ver futuros trabajos tuyos, a ver cómo resultan.

Gisela Vanesa Mancuso, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: “Rota y descosido” muestra algunas imágenes aisladas, algunas poderosas, otras no tanto, cuya cierta desconexión se comprende que forma parte de un estilo. Estilo que puede resultar interesante, pero que habría que apreciar en una obra de mayor extensión.

Claudia Martínez, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: este es uno de los mejores textos del concurso, con una adecuada combinación de elementos “literarios” con un argumento atractivo, y un buen final. Tal vez se pueda contar lo mismo con menos palabras, pero es una narración que logra interesar (Cuento seleccionado por El Escriba).

David Martínez, La Coruña, España: “Para no despertar más” comienza muy, muy bien, pero hacia el final se desbarranca en una conclusión que no le hace honor a los méritos reunidos hasta allí. Vale la pena retomar este texto poco antes del fin, y volver a trabajar desde allí. Además, los textos “no literarios” resultan paradójicamente mejores que los “literarios” (los que has puesto en cursiva). Intenta igualarlos.

Carlos Guillermo Matute, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: hay aquí bonitas imágenes y buena calidad de escritura. Igualmente, nos gustaría ver cómo aplicas estas virtudes a un relato con un argumento más llamativo, con personajes, diálogos, etc.

Gabriel Medina, Castelar, Provincia de Buenos Aires, Argentina: “Certeza literaria” comienza y sigue muy bien, desarrollando con buen estilo el siempre difícil género fantástico. Pero el final resulta algo decepcionante, achatando un texto que prometía más. Te recomendamos revisar la conclusión.

Harel Farfán Mejía, Nezahualcoyotl, México: “Don Cervantes” es un texto bello en su extrema brevedad. Nos gustaría conocer escritos tuyos de mayor alcance y extensión.

Sergio Gustavo Méndez, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: “Encuentro imposible” comienza muy bien, planteando una atractiva y original carrera contra el tiempo de un autor que quiere presentar su obra en un concurso. Pero luego el texto deriva hacia cuestiones muy diferentes, con poco desarrollo en función de la necesidad interna del relato. En otras palabras, vale el camino elegido, pero habría que trabajarlo mucho más para que alcance su justa dimensión.

Sebastián Mesples, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: “Códigos de escritor” resulta un texto muy interesante en muchos aspectos: desde el protagonista hasta la conclusión, desde el tono de los diálogos hasta algunas ideas muy llamativas. Pero todavía se puede mejorar. Para empezar, hay muchas frases y palabras que parecen puestas para escandalizar. No decimos que haya sido tu intención ni se trata de un planteo “moral”, pero así resuenan en el relato, algo artificiales. Además, estamos seguros de que podrías decir lo mismo con menos palabras. Con una buena reescritura, este texto tiene destino de publicación.

Marta Milesi, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: digamos que “Un cuento de tarde de domingo” es un atractivo racconto de una historia personal, aunque dista de ser una ficción. Igualmente, vale el tono sentido del texto.

Maria Emilia Montalvo, Santa Rosa, La Pampa, Argentina: como sucede con muchos textos participantes de este concurso, hay aquí una buena idea original y mucho buen humor. Y un buen estilo también. Pero todas estas virtudes no alcanzan a suplir un buen desarrollo de argumento, personajes, etc. Digamos que están sentadas las bases de un futuro buen texto, que habría que seguir trabajando. Elementos a favor, sobran.

Miguel Eduardo Montenegro, La Plata, Provincia de Buenos Aires, Argentina: esta es una muy entretenida crónica de la Feria del Libro de Buenos Aires, pero dista de ser una ficción. Confundiste los géneros, Miguel…

Patricia Nemichinitzer, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: “Mañanitas” muestra una muy bella descripción de esas viejas tías y de esa antigua casa. Eso sí, falta aquí algún núcleo narrativo más poderoso.

Jennifer L. Neumann, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: la idea original de “El escritor de vidas“ es más que interesante, pero este es uno de esos casos en los cuales el protagonista y la historia reclaman más tiempo y extensión. Resumir no siempre es lo adecuado, depende del tiempo interno que imponga cada relato.

Delia Ojeda, Provincia de Buenos Aires, Argentina: “Demasiado frío” es una bella y lograda imagen de un autor dispuesto a escribir. Sería interesante conocer futuros textos tuyos, con mayor desarrollo argumental, para ver cómo aplicas tu buen estilo a una historia con más narración.

Elvira Olando, Tandil, Provincia de Buenos Aires, Argentina: “Variaciones sobre el mismo tema” es original, no hay dudas, pero la verdad es que resulta algo (o bastante) críptico en muchos de sus párrafos. Las referencias a Aira dejarán afuera a más de uno. A veces, cuando se hace algún homenaje de este tipo, conviene incluir datos exclusivos para entendidos, pero de modo que todos puedan disfrutarlos aunque no conozcan el origen de la anécdota.

Sebastián Matías Oliveira, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: esta imagen del autor por encargo no está del todo mal, aunque con más claridad el texto alcanzaría mayor dimensión. Casi siempre, cuanto más sencillo, mejor es.

Héctor Horacio Otero, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: este homenaje a la escritora Angélica Gorodischer resulta tan simpático como breve. Queda algo de sabor a poco. Nos gustaría conocer textos tuyos de mayor alcance y extensión.

Jonathan Pandolfi, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: estos “Enredos oníricos” son, justamente, demasiado oníricos… Digamos que hay aquí ciertas imágenes más o menos logradas, a las cuales les falta ilación, un eje, desarrollo, etc.

Elisabet Pedersoli, Villa Adelina, San Isidro, Provincia de Buenos Aires, Argentina: en general (en realidad, nunca), los cuentos “con sorpresa al final” no funcionan del todo. Nos referimos con esto a aclarar recién en la última línea de qué se está hablando. No está mal escrito tu texto, pero la conclusión resulta previsible, lo que invalida aún más el recurso.

Nora Pellegrini, Pavón Arriba, Santa Fe, Argentina: se trata de un texto simpático, pero demasiado breve como para permitir apreciarlo. Hay alguna buena imagen que insinúa la posibilidad de un buen escrito, si te decides a continuarlo.

María Antonia Perugini, Pavón Arriba, Santa Fe, Argentina: en “Un nuevo amanecer” hay buenas ideas y correcta calidad de escritura, pero el texto resulta confuso en muchos tramos. A veces, es mejor decir menos pero con más claridad. Deberías revisar la estructura del texto en su conjunto.

María Marta Poccard, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: este relato, aún con ciertos elementos que necesitan revisión, comienza y se desarrolla muy bien. Pero se desdibuja hacia el final, que parece inconcluso y decepciona. Retoma el texto poco antes de la conclusión, y vuelve a avanzar desde allí.

Alba Ponce, Venado Tuerto, Santa Fe, Argentina: esta historia del escritor que colecciona lapiceras es original y no está nada mal. El problema (que en realidad no es tal, salvo a efectos del límite impuesto por la consigna) es que este argumento requiere de más espacio para desarrollarse. Cada historia tiene sus tiempos, sus dimensiones, y hay que respetarlos. Concluyendo, te recomendamos que retomes este texto y le des más aire, hasta que cada elemento quede correctamente desenvuelto.

Oscar Pralong, Charata, Chaco, Argentina: en “El buscador de cuentos” se adivinan buenas ideas, pero están demasiado desordenadas. Además, una buena cantidad de errores de ortografía y sintaxis tornan difícil la lectura del mismo. Inténtalo de nuevo con más claridad y un buen diccionario.

Nestor Quadri, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: “Concursando cuentos” es un texto muy divertido, donde se cuentan las peripecias de un autor que decide participar de un concurso donde la jurado es su ex novia... Una buena idea con un final que, aunque simpático, decepciona un poco.

Claudio Ramos, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: “¿Al final encontré una historia o dos?”, se pregunta el protagonista al final del cuento. Y la verdad es que encontró varias… Da la sensación, por un lado, de que se dice demasiado, de que podría expresarse lo mismo con muchas menos palabras. Y por otra parte, paradójicamente, se siente un texto muy apiñado, como si esta historia necesitara de más espacio y extensión. La conclusión: hay que revisar el texto en su totalidad. Vale la pena por su calidad de escritura, los excelentes diálogos y la muy lograda ambientación.

Osvaldo F. Reyes, San José, Mendoza, Argentina: es una pena que un cuento que empieza tan bien desemboque luego hacia un chiste (muy gracioso, eso sí) y nada más. Te invitamos a eliminar el desenlace actual y buscar una nueva continuación a esta historia.

Francisca Rivera Pardo, Santiago, Chile: aunque “Vendaval” promete más de lo que cumple, es una historia divertida que refleja muy bien el karma de muchos escribas. Hilando fino, sería bueno retomar el final, dándole más extensión y desarrollo (Cuento seleccionado por El Escriba).

Jaime Ignacio Roca, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: “Sobre hombres y dudas” cuenta con buenas imágenes y una historia que comienza bien, pero luego desemboca en un final previsible, dejando la sensación de que se podría haber construido un relato más atractivo sobre estas mismas bases.

José Reinaldo Rodríguez Mendieta, Ibague, Tolima, Colombia: pese a la buena calidad de la escritura, “Sueño aplazado” presenta un problema habitual: se cuenta la historia de alguien en lugar de dejar que ese alguien actúe su historia. Dicho con otras palabras, es mucho mejor dejar que Lorenzo muestre y exprese cómo ama escribir en lugar de manifestar que “Lorenzo ama escribir”. Es la diferencia entre un texto ágil, vivo y otro dormido, apagado.

Hugo Rodríguez Bourdett, Monte Grande, Provincia de Buenos Aires, Argentina: este texto toca un tema original, al menos en el marco de este concurso, el sino del escritor dispuesto a firmar autógrafos, sin mucho éxito… Al margen de este atractivo punto de partida, tu texto parece más un relato de lo sucedido que un cuento. Faltan elementos de tensión narrativa que realcen el interés.

Silvia Rodríguez, La Plata, Provincia de Buenos Aires, Argentina: en “El olor de los eucaliptos” hay bellas imágenes y se logra transmitir sensaciones típicas de quien escribe. Eso sí, sería interesante ver tu buena escritura al servicio de un argumento más poderoso.

Fernando Andrés Saad, Ciudad de San Luis, Argentina: “Las princesas” muestra el boceto de un posible buen relato. Los motivos: se usan más palabras de las necesarias, los personajes necesitan más trabajo, así como las descripciones, entre otros motivos. Un punto a favor, para mantener, es el muy buen uso del punto de vista.

Osvaldo Sado, Carapachay, Provincia de Buenos Aires, Argentina: “El castillo” está lleno de buenas ideas. Demasiado lleno, podríamos decir… Queda la sensación de que ha dicho demasiado en tan pocas líneas. Debería elegir uno o dos ejes, no más, para transmitir. Y dar menos datos, para aligerar la lectura y permitir que los valores de este texto puedan aflorar sin problema.

Miguel Arturo Salvioli, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: este texto genera una historia simpática alrededor del famoso cuento brevísimo “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”. Hay que decir que es un texto demasiado recorrido, y tu cuento, pese a la buena calidad de la escritura, no bucea en aspectos más originales, de modo de despertar mayor interés.

Walter Ernesto Sánchez, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: “Juguetes” es un texto divertido y original, y un muy buen ejemplo del buen uso de la segunda persona. Tal vez falte algún giro que le dé un poco más de interés al texto, que le agregue algún otro condimento a la idea primigenia. Pero aunque no llega a cumplir todo lo que promete, es un logrado ejercicio que augura muchos buenos textos.

Julia Beatriz Santilla, Lanús Este, Provincia de Buenos Aires, Argentina: “Suárez versus el escritor” recuerda demasiado a ciertas obras de Stephen King. Esta influencia podría ser positiva, pero cien líneas parecen resultar escasas para un buen desarrollo de esta historia. Al margen de lo antedicho, hay un buen final.

Nilmarie Schimpf, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: en “Mi tío Amílcar” hay muchas buenas ideas, pero se presentan de modo muy desordenado, generando confusión. Es atractiva la historia de este viejo escritor, la de su departamento y la de la protagonista. Pero a este relato le falta orden y un eje claro. Vale la pena intentarlo.

Lidia Gregorio Selas, Vigo, España: este relato parece ser un resumen bien apretado antes que un texto hecho y derecho. Tómate más tiempo y líneas para contar lo que deseas. Siempre es bueno sintetizar, ¿pero tanto?

Pedro Soto, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: esta idea de escribir algo o matarse parece ser un violento pero eficaz remedio contra el bloqueo… Al margen de esta inquietante idea original, tu cuento tiene una sobredosis de palabras que merece tratamiento.

María de la Paz Spera, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: si bien hay una idea original muy divertida, a la concreción le falta trabajo de reescritura. Hasta el más humorístico de los relatos necesita ser verosímil, tener coherencia interna. Vale la pena poner manos a la obra en este texto para darle más orden y potencia.

Nelly Straatman, La Lucila, Provincia de Buenos Aires, Argentina: es interesante la intención de evocar al escritor Roberto Bolaño, pero el resultado es poco más que un homenaje. Vale, pero nos gustaría conocer algún texto con tu propia voz.

Andrea María Taboada, Castelar, Provincia de Buenos Aires, Argentina: “La propuesta” es una atractiva muestra de una historia en la que se habla sobre la creación de una obra, en este caso sobre un tema bien dramático y real. Para cerrar del todo, habría que sintetizar más, eliminando ciertas ideas reiteradas. Falta hilado fino, nomás.

Oscar Daniel Tartabull, Rosario, Santa Fe, Argentina: lo mejor de “El escritor” son algunas imágenes muy llamativas (“el olor a las tostadas y el café venían volando en nubecitas ondeantes color marrón claro, como en los dibujos animados del Oso Yogui”). Además, hay expresivas escenas de un plácido devenir familiar. La idea original llega a verse, pero no resulta tan atractiva como lo formal que has construido. Sería interesante ver más textos tuyos, donde a las excelentes imágenes se sume un argumento afín.

Consol Torrente, Sant Cugat del Vallès, Barcelona, España: en “El reto de María” hay elementos de interés, pero falta todavía bastante trabajo de reescritura. Para empezar, así narrada, la historia resulta algo confusa. Además, hay cierta sobredosis de palabras, que podrían eliminarse sin más trámite. Y el final parece inconcluso. Habría que volver a ver este texto después de la necesaria revisión a fondo.

Alejandra Varela, La Plata, Provincia de Buenos Aires, Argentina: hay que valorar tu capacidad de extraer texto de un punto de partida tan pequeño. Pero el resultado no llega a conformar un relato atractivo. Vale la pena que utilices tu capacidad para escribir en una historia más interesante.

Ricardo Villagrán Vergara, Temuco, Chile: este texto comienza bien y sigue mejor, pero queda la sensación de que termina cuando recién estaba empezando. Te recomendamos seguir adelante con él, al margen de las consignas de este concurso.

Francisco Juan José Viola, Tucumán, Argentina: es un texto entretenido, pero demasiado breve. Digamos que parece más bien un buen chiste. Vale la pena que uses tus buenas artes en un texto de mayor alcance.

Waldylei Yépez, Baquisimeto, Venezuela: las muy bellas imágenes y el vuelo poético de “Con la piel del mar” no alcanzan a disimular la falta de más tensión narrativa. Digamos que el texto deriva suave y delicadamente hacia un final sin conflicto.

Horacio Zabaleta, Perito Moreno, Santa Cruz, Argentina: la idea central de “Los testigos” es llamativa, pero el estilo con que has escrito el relato resulta un tanto artificioso. Se nota que eres capaz de escribir bien. Intenta reescribir el texto pero con más sencillez, apelando solamente a lo que necesita la historia para funcionar.

Mila Zaid, Ciudad de Buenos Aires, Argentina: como ocurre en no pocos casos, abusas de tu capacidad para escribir. El problema es que hay demasiadas palabras, que se podría decir lo mismo con mucho menos texto. Te recomendamos podar a fondo este relato, para que tus buenas ideas salgan a la luz.

PARTICIPA DE NUESTROS TALLERES DE ESCRITURA A DISTANCIA

Volver a la página del Concurso "Cuentos de escritores"